Escritores en NW

En este apartado se recogen los textos publicados en Blogsfera de los escritores registrados en Netwriters.


ESCRITORES Y BLOGS PERSONALES.

En NETWRITERS BLOGSFERA contamos con un extenso índice de autores y sus enlaces (columnas izquierda).
Pretendemos, con el tiempo, disponer de la relación más completa que exista en Internet.
Todo el que quiera ser incluido puede enviar su nombre y URL a redaccion@netwriters.es
Tendrán preferencia cuantos figuren en la red Netwriters.
Para inscribirse, entrar en www.netwriters.eu
y seguir instrucciones (libre y gratuito).
Gracias.

© de los contenidos NETWRITERS S.L.. Con la tecnología de Blogger.

Escritores y Blogs

DIRECTORIO DE ESCRITORES

Y BLOGS PERSONALES


Este directorio se actualizará próximamente con los autores que estén inscritos en www.netwriters.eu

(Enero 2012)

ESCRITORES A

ESCRITORES B

ESCRITORES C

ESCRITORES D

ESCRITORES E

ESCRITORES F

ESCRITORES G

ESCRITORES H

ESCRITORES L

ESCRITORES M

ESCRITORES P

ESCRITORES R

ESCRITORES S

ESCRITORES T

ESCRITORES V

NETWRITERS BUSCA ESCRITORES

Invitamos a sumarse a Netwriters a todos los que quieran formar parte de esta gran comunidad de autores.

Publicamos relatos, poesía, novela, ensayo...
en excelentes condiciones.
Interesados, escribir a edicion@netwriters.eu

Para publicar en la red o en libro, bastará con ser miembro (gratuito) de www.netwriters.eu

FRÍO por Emilio Porta

     Frío en la cara...música de clarinete rodeada de invierno…¿60? ¿70?... años de cronología, de permanencia de los sueños, de tener que ganarse la vida tocando. Ahora en la calle, en una esquina, como un adorno de Navidad con alma.

     Paso deprisa por la avenida de la Paz y la paz me parece más callada que nunca. Paz como nombre y como estancia silenciosa de la escasez, del tiene que ser así porque no hay otra.

     Mientras, con los botones abrochados hasta arriba, el hombre del clarinete, ¿50?¿60?, apoya la espalda sobre una fachada de mármol. Lejos de su país, de su lengua, sus recuerdos. Lejos de la vida, aunque las notas de la melodía nos parezca que levantan su espíritu.

     Escondido, asustado por el largo viaje hacía la tierra que pensó de promisión, sigue tocando mientras ve como los transeúntes caminan deprisa, perdidos entre sus pensamientos.

     Él los observa, a la vez que sopla y modula unas notas de Smetana en la esperanza de encontrarse con ellos y noten su presencia. Con la esperanza de que se detengan y hagan una pequeña pausa para mover unas monedas desde sus bolsillos hasta el tapete tendido en la acera.

     Pero hace frío. Demasiado frío para desalojar la mano del guante.

     Demasiado frío para mirar. Y pararse.

21 impresiones:

Nanny Ogg dijo...

Y el frío debe haber llegado hasta el corazón del hombre del clarinete que no logra encontrar ni una pizca de calor en aquellos que pasan y no miran.

Espléndido relato pero, claro, eso es normal en ti :)

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño dijo...

Me ha recordado a aquel mail que empezó a circular por ahí, de un violinista famoso --perdón, no recuerdo el nombre--, que se puso creo que en la boca del metro a tocar y todo el mundo pasaba a su lado sin reparar en su música...
Sensibilidad y estilo, en este pequeño relato que nos da un golpe de frío en la cara y el corazón, como a su clarinetista.
Enhorabuena!
Saludos.

carmen rubio dijo...

Qué bueno, Emilio, conocía tu poesía pero poco tu prosa. Me encanta la languidez que resbala de ese clarinete. El corazón del músico, frío, como su cuerpo y su alma.Es verdad que pocas veces nos paramos a escuchar. Enhorabuena, amigo. Un fuerte abrazo

Chel R. Marco dijo...

My dear captain of Netwriters' ship...

Teach me to sail, teach me to live...

All my love, Master of Commanders

Alicia Uriarte dijo...

Emilio, esperaba alguna poesía profunda y nos regalas, en prosa, una bocanada de aire gélido a la conciencia. Es verdad que detrás de cada ser que nos encontramos en la calle tras un instrumento, resuena una segunda melodía de desgarro como música de fondo.

Me encanta acudir a pasear por el Paseo de La Memoria-el que transita por la orilla de la ría de Bilbao, al lado del Guggenheim-. Los fines de semana siempre hay algún músico con violín o clarinete. Si el paseo no está muy concurrido, a causa del frío, ve acercarse a la gente y adecua la canción. Para nosotros siempre es alguna romántica. No me paro pero ralentizo el paso para oírla completa. Ese día cena bocadillo y café caliente, te lo aseguro.
Enhorabuena por la sensibilidad del relato y por el esfuerzo para que esta nave llegue a buen puerto.
Un fuerte abrazo.

Laura Frost dijo...

¿No te ha ocurrido nunca que lees algo que te resulta tan sumamente trascendente que no encuentras nada mejor que decir? Pues así que me quedado yo. Luego, leo los comentarios de los demás y el de Chel -de nuevo-, arranca una risa. Ahora estoy leyendo The Captain of the Polstar (Arthur Conann Doyle), y de repente te he imaginado a tí...! En fin, hace demasiado frío para mirar a los músicos, a los extranjeros de los semáforos, en general, cuesta mirar!!!

Mari Carmen Azkona dijo...

Magnífico texto por desgracia siempre de actualidad. Nos gusta pasear por las calles y escuchar los músicos callejeros, ver las estatuas humanas...pero sólo para nuestro deleite, no vemos más allá.

Detrás de cada nota, de cada movimiento hay una historia, de quién quiso y no pudo, de quién no encuentra otra salida...Hace frío, como lo siento al leer este texto. lo único que me da un poco de sosiego es pensar en ese nuevo significado del término paz que he encontrado entre tus palabras: “Paz como nombre y como estancia silenciosa de la escasez, del tiene que ser así porque no hay otra.”

Extraordinaria acepción, no la olvidaré.

Manuel dijo...

¿Como llevas el día, noctámbulo?.

Imagino que deseando que acabe para hacer números.

Buen texto!... No podía ser de otra manera.

Un abrazo.

Mila aumente dijo...

Este es uno de los lados oscuros de la vida al que queremos evitar mirar. Quizá, porque no está en nuestra manos el interruptor que ilumine a esas pobres personas, sin presente ni futuro.

Un relato muy emotivo, y escrito como sólo tú sabes hacerlo.

Un beso.

Mila

Emilio Porta dijo...

Voy a hacer una excepción para agradeceros a todos vuestros comentarios...y sí, estoy deseando que la jornada llegue a su fin...pues estoy agotado, intentando leer y comentar la mayoría de los textos. No es un problema de cantidad, Manuel, aunque si es cierto que a los fundadores y a los amigos nos encantaría que el primer día Netwriters creciera en audiencia, en posiblidades...pero esto es un camino...y la gente vendrá si encuentran lo que buscan o les gusta. Lo cierto es que, tras el esfuerzo hecho, a mi me compensan más algunos comentarios cualitativos que los cuántitativos. Todos los de esta página permanecerán en mi memoria. Gracias amigos/as.

Rosa dijo...

Bien por este día tan especial que ya es historia. Os lo merecéis, mi querido Emilio. ¡Enhorabuena!... Seguimos en marcha en esta nave, a la que me apunto para siempre.

Un besazo

toñi dijo...

No me he podido resistir a escuchar “Mi patria” mientras leía tu entrada... Todavía tengo la carne de gallina.
Enhorabuena por todo.
Besos

luismi dijo...

Lo difícil que es tocar con los dedos helados...
Un fuerte abrazo

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Querido Emilio. Ahora estamos tocando juntos y los amigos y colegas sacarán las manos del bolsillo para darle al teclado y tocar con nosotros.
¡Hombre de la gran idea!, amigo, mi mejor abrazo es tuyo

Anónimo dijo...

Y cálidas las manos amigas hacen olvidar esos frios, o liviarlos al menos.Un abrazo Emilio.
Chema Rubio V.

Esther R. dijo...

Directo al corazón, Emilio.
Directo a la conciencia.
Hermoso, pero sin paliativos.
Gracias por la ilusión, por el empeño,por el humor...¡y por quedarte de madrugada frente a la pantalla!
No sabes la alegría cuando ¡por fin! he sabido cómo llegar a los comentarios y te he leído.
Un abrazo

Emilio Porta dijo...

Más comentarios...y más gracias, amigos y amigas...Esto es más que palabras. Se os siente al otro lado del corazón...Por cierto, si no habéis visto la película del mismo titulo...no os la perdáis. Alguien que escribe no puede permanecer impasible ante ella. Alguien que vive...tampoco.
Seguimos navegando. Se os quiere, vamos, que os quiero.

ALEJANDRO PÉREZ dijo...

Querido Emilio, siempre recordaré este texto tuyo. Las esquinas, las estaciones de los metros, las fachadas frías de mármol, las calles llenas vacías de calor humano... son mis escenarios preferidos. Y esos personajes con los dedos ateridos, con los clarinetes desafinados, con los bolsillos vacíos y alguna telaraña en los bandullos son los habitantes que esperan a los del maletín generoso, que llega y pasa sin mirar. ¡Que paisaje!

Un abrazazo, campeón.

Alex

carmen rubio dijo...

Querido amigo Emilio: Agradezco el comentario que haces de mi poema. También quiero decirte que, aunque ahora nos veamos menos, sigo queriéndote como siempre, que aquí tienes una amiga y que procuraré difundir en lo posible, esta magnífica página. Mis hijas me dicen que te mande su cariño.
Un fuerte abrazo

Cris Gª. Barreto dijo...

Querido Emilio:

"Quien toma bienes de los pobres es un asesino de la caridad. Quien a ellos ayuda, es un virtuoso de la justicia"
San Agustín.

Este texto siempre me ha estremecido, lo leí en uno de tus libros. Quedó tatuado en mi corazón.
Te felicito, es espléndido.

Afectuosamente,
Cris.

Emilio Porta dijo...

Bueno, os he ido agradeciendo por bloques vuestros comentarios en mi entrada. Una entrada común de varios escritores que ha sido el comienzo de Netwriters y por eso quedará (20 de febrero de 2011) como una fecha histórica para todos nosotros. Ahora me toca hacer otro pequeño corte para enviaros un abrazo a los últimos intervinientes, Alejandro, Carmen y Cris. Sabéis que mi costumbre, en mi blog es contestar uno a uno...pero esto es una efemérides, los autores casi no contestan. Yo, sin embargo, creo que os merecéis mi reconocimiento y por eso lo hago. Gracias a todos de nuevo. Un abrazo.

Si escribes, apúntate a CEDRO

Si escribes, apúntate a CEDRO
Un lugar para todos los escritores españoles

NW Noticias